Cueva del Canelobre

En la ruta de hoy nos vamos a buscar a Pedro Picapiedra y su colega Pablo Mármol… Visitamos la Cueva de Canelobre, ubicada en la sierra de Cabeçó D’Or, a unos 700 metros de altitud, perteneciente a Busot, a unos 30 kilómetros de la ciudad de Alicante. Los que saben dicen que la cueva tiene una antigüedad de unos 145 millones de años. La visita es guiada y el precio actual es de 7 € (en la fecha de este post). 

Se acceder a la cueva por una entrada artificial, creada durante la guerra civil española, ya que durante esta época se usó la cueva como taller de motores de avión, por lo que necesitaban una entrada más grande que la original. La entrada original se accede por las escaleras que hay al final de párking de coches y después de caminar unos 100 metros. El guía nos comenta que no vale la pena subir a verla, pero ya que estamos, subimos, así podrás valorar si merece la pena o no. Yo soy del «ya que estamos»..

Una vez dentro de la cueva, accedemos a una plataforma desde donde se puede ver toda la cueva, de arriba a abajo. Desde el punto más alto al más bajo hay unos 70 metros. La temperatura en el interior es de 17º, siempre, se mantiene estable. Los días de mucho calor fuera se nota la bajada de temperatura, si fuera hace temperatura aproximada, no se nota. Los días de lluvia se filtra el agua por las gritas, lo que hacen aparecer las estalactitas y estalagmitas. La forma lisa de las rocas indica que por ahí corre el agua, mientras que la forma rugosa indica que ese trozo nunca ha tocado el agua. 

El recorrido se inicia desde esta plataforma, y vamos bajando por unas escaleras construidas para bajar abajo de todo, unos 125 escalones de bajada, y otros tantos de subida. Las fotos no están permitidas, por temas comerciales me imagino, por lo que no verás más fotos del interior de la cueva, al menos mías. 
Lo mejor de todo, sin duda, las explicaciones del guía, muy amenas. Nos contaba historia y temas de geología de la cueva. En ella hay una estalactita de unos 5 metros, no las hay de más de 7 metros, ya que por el peso de caen. La mayor conocida tiene unos 6 metros y pico.  A mitad del camino nos muestra una roca con forma de cera derretida con forma de candelabro (canelobre en valenciano, y de ahí el nombre de la cueva). Cuando llueve mucho en el fondo se acumula el agua y el reflejo en la misma hace que se vea parte de la cueva casi de forma simétrica. Estudios que han hecho, es que el agua se acaba yendo a 12 km por un túnel sin salida hasta casi la zona de Campello. Durante todo el recorrido nos vamos encontrando con rocas con formas de virgen, de león, de indio, de candelabro, de iguana, de tiburón, etc. Seguro que si nos ponemos a mirar más encontramos más formas, ¿verdad?.
La entrada original se puede ver desde le interior y acceder, aunque ahora, por temas covid no está permitido, ya que se usa la misma escalera para subir y bajar. 
En la zona hay buenas vistas panorámicas, viéndose los pueblos de Busot, Xixona, San Juan, Alicante y su castillo de Santa Bárbara, y el mar. 

Además, también hay varias rutas de senderismo y muchas zonas para practicar la escalada, y para varios niveles de experiencia.

 Con la entrada se puede acceder al museo de la música de Busot. Durante la subida en coche por la carreta, o bajada, se puede ver en la montaña un agujero en la misma, casi un círculo perfecto, curioso, ¿no?. 

Si te ha gustado comparte en tus redes sociales para que esta información llegue a más gente, y te invito a suscribirte si quieres recibir de primera mano cada nueva entrada en el blog.
 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: