Fauna acuática en Maldivas

Maldivas, desde luego, viaje de los top. En el anterior post ya comenté un poco sobre la visita a una de las islas. Ahora toca hablar de la fauna acuática que nos hemos encontrado.
La primera tarea del día nada más levantarse era ir a hacer snorkel. A primera hora había mucho movimiento de peces y Manoliño (el tiburón) siempre andaba rondando por nuestra casa.
Además, fue la primera experiencia en el buceo. Unos 63 minutos bajo el agua a casi 12 metros de profundidad, donde vimos tiburón, tortuga, morena y un montón de peces más.
La sensación al inicio fue rara, estuve apunto de dejarlo dos veces. La primera por respirar mal, demasiado corto y deprisa, y la segunda por tragar algo de agua. Pero una vez pillado el truco, todo fue sobre ruedas. Es de agradecer al instructor el apoyo e insistencia de que siguiera y probara. Menos mal que fui…

Comenzamos ahora con una serie de bichitos de mar.

La manta raya. La descubrimos el antepenúltimo día de la estancia en Maldivas por debajo de nuestra cabaña. Y los dos últimos días volvió a aparecer parece que para despedirse.

Tuvimos mucha suerte, porque estaba a nuestro lado. Hacían excursiones de snorkel para verlas por nada más y nada menos que $110 durante una mañana. Y nosotros la hemos tenido gratis. En el siguiente video podéis ver cómo iba buscando comida por el fondo.

La morena. Creo que es la primera vez que veo una en directo. Durante la sesión de  buceo, mientras estábamos «dando un paseo» por el fondo, hemos podido verla de esta forma tan maravillosa como estáis viendo en este video. La verdad es que impresiona verla ahí, que parece que va a salir disparada para morderte, pero siempre, si no te metes con ella, ella no se meterá contigo.

Por cierto, al final del vídeo salgo buceando por primera vez también, una experiencia fantástica

La tortuga. Quizás era la más esperada, y tanto que se hizo esperar, que solo la hemos podido ver durante el buceo a unos 10 metros de profundidad. Estaba allí buscando comida entre el coral nadando con un montón de pececillos pequeños a su alrededor.

Era una pequeña pero nos hizo mucha ilusión verla. También se hacían excursiones específicas para verlas por unos $50 aproximadamente. Hemos tenido suerte.

El tiburón, lo llamábamos cariñosamente, Manoliño. Lo primero que tengo que decir es que este tipo de tiburón no es peligroso, puedes nadar con el sin problema. Aún así, hay que respetarlo porque si te metes en el medio de su comida y cierra la boca, igual sí te muerde.

Los dos primeros videos (video 1 y video 2) los grabé haciendo snorkel justo delante de nuestra cabaña. Realmente todos los días nos visitaba, aunque ese día fue mejor porque había el banco de peces que eran su alimento. Como veis hubo un momento que me quedé en el medio y medio de su comida…

Nos decía el instructor de buceo que no son peligrosos, pero sí curiosos, que se acercan para ver pero que al final tienen más miedo que tú. Pues qué quieres que te diga, en el tercer vídeo estaba bajo el agua y Manoliño venía directamente hacia mi, de hecho justo saco los pies del agua y el tiburón pasa exactamente por donde yo estaba.

El penúltimo video era muy común todos los días, el tiburón paseando por el medio del banco de peces y estos abriéndose a su paso. Demasiado estrés para los pezqueñines que están ahí para ser comidos básicamente.

Ya el último vídeo, el momento del ataque de los tiburones para alimentarse.

El resto de bichería del agua, pez unicornio, peces aguja y un montón más de peces. Donde más había era justo en el límite del coral y donde empezaba ya a haber profundidad. La verdad es que las fotos no hace justicia a la belleza de los mismos y del fondo marino

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: