Nieve en O Cebreiro

O Cebreiro nunca defrauda, con o sin nieve, pero a mí particularmente, con nieve me gusta más, tiene un encanto muy especial. Y no es la primera vez que lo visito con nieve, podéis leer un poco más de aquella visita de 2015, e incluso verlo sin nieve en una ruta que nos llevó por O Cebreiro y Piornedo. En esta ocasión el tiempo era bastante peor, aún nevando, con mucho frío, bajo cero y sin casi visibilidad, es decir, un ambiente de nieve puro y duro.

La idea era ir a ver la nieve y pasar un poco de tiempo en ella. Cogimos la A6 desde Betanzos y en el primer punto donde viéramos nieve, parábamos. Pero la cosa pintaba mal, porque no había asomo de ninguna colina blanca hasta que por fin llegamos a Piedrafita do Cebreiro, con lo que ya en este punto, decidimos subir hasta el pueblo de O Cebreiro.

Dejamos el coche en el camino de entrada al pueblo y el resto de recorrido lo hicimos a pie, unos 300 metros y aún nevando. El paisaje blanco, sin casi ver nada, frío, pero nosotros encantados.

La parte de atrás de la iglesia era un campo totalmente blanco, donde apenas se distinguía ningún camino y nada que pudiera estar cubierto por la nieve.

En la parte de delante, la fachada de la iglesia también tenía mezcla de marrón de la piedra y blanco de la nieve, muy invernal y muy bella imagen. Los tejados tenían estalactitas de agua que acentuaban aún más ese toque de frío.

Pasada la iglesia, nos adentramos por el pueblo, donde niños y mayores jugaban calle abajo hacia la colina. La verdad es que ya era tarde, pero me esperaba mucha más gente, pero daba gusto ver disfrutar a todos, sobre todo a los niños con sus trineos tirándose por pequeñas pendientes, y los más atrevidos, por la colina abajo o sitios con pendientes más pronunciadas.

Llegamos a la colina, casi a la altura del albergue, donde prácticamente no se veía nada. Decidimos no continuar y dar vuelta, tampoco es que fuéramos muy preparados para la nieve, ya que no contábamos con que estuviera así y sobre todo que estuviera nevando aún. Eso sí, antes de poner rumbo a casa compramos un riquísimo queso de O Cebreiro, muy típico y delicioso. En el momento que escribo esto tengo que decir que ya no queda. Dan ganas de volver a por otro, ¿verdad?

Por si no lo sabíais, O Cebreiro es el primer pueblo gallego del Camino de Santiago francés. Y recordad, este año 2021 es año Xacobeo, y el Vaticano ha decidido excepcionalmente prolongarlo también al 2022.

¿Y tú, has ido a ver la nieve? ¿A dónde? Comparte tu experiencia, y si te ha gustado este post, compártelo en tus redes sociales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: