París y sus encantos

Embriagadora y fascinante, así se puede definir a París, ciudad cautivadora donde las haya, más aún si la visita coincide con sol y día despejado. No cabe duda de que la ciudad fluye conjuntamente con el serpenteo del río Sena, en cuyas orillas se levantan la gran mayoría de monumentos y edificios tan espectaculares y emblemáticos.

Proponemos aquí un recorrido por la ciudad y todo lo típico que se puede hacer en 3 días y medio. Obviamente el orden de visitas y las direcciones de las rutas no tienen por qué coincidir con las que aquí se comentan, simplemente son una guía inicial para los que visiten por primera vez la ciudad, así como para algunos viajeros este recorrido lo harían en menos de 3 días y otros necesitarían más, eso va para gustos e intereses y sobre todo en función de lo que te pares en cada lugar y te pierdas callejeando por sus barrios.

Comenzamos la visita en la principal atracción de la ciudad, el faro urbano que sirve de referencia en todos los puntos de la ciudad, la Torre Eiffel, situada en la orilla sur del Sena hacia el oeste de la ciudad. Prácticamente es visible desde todos los puntos algo elevados de la ciudad. Vale la pena hacer cola y subir hasta lo alto de todo para ver las espectaculares vistas de toda la ciudad parisina, así como los Champs de Mars y Trocadero con sus fuentes, situados ambos en los pies de la torre. También es obligado disfrutar de ella por la noche, completamente iluminada y si es posible que coincida con las horas en punto, desde ahí en 5 minutos todas sus luces comienzan a parpadear, un espectáculo que vale la pena ver.

Después podemos cruzar el Sena y subir por la Avenida Klebber hasta llegar al Arco del Triunfo. Es posible subir también a lo alto de este monumento. Las vistas no son tan espectaculares como desde la Torre Eiffel pero es otra perspectiva de la ciudad. Lo que sí que se ve perfectamente desde el mismo es la magestuosidad de los Campos Eliseos y su fin en la plaza de la Concorde.

Posteriormente a esta visita, podemos bajar andando por los Campos Elíseos mirando las numerosas tiendas que posee y viendo a la gente de la calle hacer sus espectáculos. A algo más de la mitad del camino, nos podemos desviar hacia la derecha por la Avenida Winston Churchil para poder ver el Grand Palais y el Petit Palais, ambos museos. Siguiendo un poco hacia delante, atravesando el adornado puente de Alexandre III, podemos llegar al Museo de Armas, donde descansan los restos de Napoleón.

Petit Palais
Puente de Alexandre III y Museo de Armas

De regreso a los campos Eliseos, seguimos bajando hasta llegar a la plaza de la Concorde, distinguida por el obelisco central y vigilado por dos fuentes. En la plaza, girándonos hacia los campos Eliseos, podemos apreciar al fondo el arco del triunfo y hacia la izquierda del mismo podemos ver cómo se levanta majestuosa la Torre Eiffel. Espectaculares vistas nocturnas desde en la plaza de la Concorde, tanto de la plaza como de la torre.

Desde la plaza de la Concorde, podemos dividir la ruta en dos, según nos apetezca museo o callejear. Si nos apetece museo, podemos continuar de frente entrando en los jardines des Tuileries, lleno de sillas donde la gente disfruta descansando en el césped o bien alrededor de la fuente que posee. Pasando los jardines llegamos al museo del Louvre, uno de los museos más importantes que existe en todo el mundo (con diferencia para mí lo que más me ha impresionado). Vale la pena entrar para ver al menos las piezas que recomiendan ver, como la Mona Lisa, la Venus de Milo, etc. (en 3 horas las ves), ahora bien, para gustos, puedes no entrar o bien entrar y echar el tiempo que quieras viendo lo que más desees, pinturas, esculturas, etc. Lo que está claro es que para verlo todo y bien necesitaríamos casi 1 semana debido a la gran cantidad de obras que posee. Normalmente la entrada está en la pirámide de cristal, pero si hay mucha cola, existe otra entrada que la gente no conoce y suele estar siempre vacía. Mirando hacia la pirámide de cristal, dirígite hacia los arcos que hay a la izquierda, ahí podréis encontrar la «puerta trasera».

Desde la plaza de la Concorde de nuevo, si lo que deseas es callejear, podemos ir hacia el norte para visitar primero la iglesia de Madeleine, espectacular fachada de tal gigantesca iglesia. Podéis entrar para ver el magnífico altar de la misma. Un poco hacia el este nos encontramos con los jardines del Palais Royal. Continuando hacia el norte podemos llegar callejeando hasta las galerías Lafayette, llena de tiendas carísimas. De ahí al Pompidou, edificio de los años 70 que alberga una biblioteca de estudio, y numerosas salas con obras de arte. Desde arriba de todo del mismo hay unas buenas vistas de la ciudad. Continuamos hasta la plaza Vendome, donde se sitúa el Hotel Rich, no es de extrañar que esa zona esté llena de joyerías con auténticos pedruscos en los escaparates. Para finalizar podemos visitar la Ópera (es muy bonita de noche).

Plaza Vendome
Pompidou
Jardín Palais Royal
Ópera

Respecto al centro de la ciudad, compuesto por la isla de la cité, donde se sitúa la catedral de Notre Dame, con una espectacular fachada, vale la pena subir para disfrutar de las vistas de la ciudad y sobre todo para ver las míticas gárgolas. Si queréis subir arriba de todo de la torre sur aseguraros de que esté abierta cuando vayáis, por ejemplo, cuando fui yo abría a partir de las 13:00 horas.

Fuera de la isla, bajando hacia el sur la avenida Saint Michel (ver la espectacular fuente de Saint Michel que hay al pasar el puente) podemos llegar a los jardines de Luxemburgo y ver los palacios que hay en ellos. Hacia el este está el Pantheon, donde residen muchos restos de ilustres (no vale mucho la pena ir). Subiendo de nuevo hacia el norte por el lado oeste de los jardines de Luxemburgo, podemos ver la iglesia de Saint Sulpice y callejear un poco por el barrio de Saint Germain. Ahora nos podemos dirigir hacia la isla de Saint Louis y poder disfrutar de una comida-picnic a orillas del Sena (aunque existen numerosas zonas del río donde poder hacerlo).

Jardines y palacios de Luxemburgo

Desde ahí dirigiéndonos hacia el norte, hasta llegar a la Rue Rivoli, para coger dirección este, podemos ver la torre San Jaques y el Hotel De Ville, actual ayuntamiento. Continuando podemos hacer un desvío a mano izquierda para ir a la plaza des Vosges, oculta y encuadrada perfectamente entre edificios. En una de sus esquinas está la casa-museo de Victor Hugo (importante personaje francés), de acceso gratuito. De nuevo en la Rue Rivoli, seguimos hasta la plaza de la Bastilla para continuar subiendo hasta llegar a la plaza de la República, donde cerquita hay una parada de metro para ir a la siguiente visita, por ejemplo hacia Montmartre, hacia el norte de la ciudad.

Hotel de Ville
Plaza des Vosges
Plaza de la República

En la zona de Montmartre, la visita obligada es la iglesia del Sagrado Corazón. Desde allí existen unas vistas espectaculares de la ciudad. Continuando hacia atrás de la iglesia nos encontramos con la plaza de los artistas, llamada así porque numerosos artistas exponen y venden allí sus obras. Continuamos bajando viendo las numerosas pastelerías que hay (algo muy típico en toda la ciudad) hasta llegar al Moulin Rouge. Desde aquí, y si os apetece andar, también podéis empezar el recorrido de ópera, lafayette, etc. hasta finalizar en la plaza de Concorde.

Sagrado Corazón (Montmartre)

Una vez explicado los lugares, concretamente mi recorrido ha sido el siguiente:

  • Primera tarde: Zona de Montmartre, sagrado corazón, Moulin Rouge, barrio latino, visita rápida al Arco del Triunfo, Torre Eiffel y Notre Dame
  • Primer día completo: Plaza de la República, Plaza de la Bastilla, Plaza des Vosges, Hotel de Ville, Torre Saint Jacques, callejeo por la zona, isla de Saint Louis, subir al Arco del Triunfo, bajar andando los Campos Eliseos, vista rápida al Grand y Petit Palais, Plaza de la Concorde, jardines de Tuileries, visita nocturna al Sagrado Corazón en Montmartre
  • Segundo día completo: Entrar al museo del Louvre y ver las obras más importantes, subir a la Torre Eiffel, visita al Pompidou a ver las exposiciones temporales
  • Tercer día completo: Subir a Notre Dame, jardines de Luxemburgo, fuente de Saint Michel, iglesia de Saint Sulpice, Plaza Vendome, Ópera, Iglesia de Madeleine, galerías Lafayette, visita nocturna a los exteriores del Louvre

Gastronomía

 Alguna comida típica son las crepes deliciosas, pasteles y más pasteles, París está lleno de pastelerías, en las cuales es difícil no pararse en los escaparates y aún más difícil evitar que te caiga la babilla. También son muy famosos sus quesos, con una enorme variedad, fondie espectacular de queso, falafells (especie de albóndigas de garbanzos o habas, riquísimas) y un largo etcétera. Allí probé el mejor helado de frambuesa que he comido en mi vida (el de la foto de la crepe).
Crepe
Falafels

Datos prácticos desde Orly

 Desde el aeropuerto de Orly, para ir en metro, tienes que tomar el Orlyval que te lleva a la estación de San Antony y una vez ahí tomar la línea B de tren. Observa qué paradas va a realizar el tren que vas a coger en función de dónde te desees bajar. El tren suele llegar hasta Gare du Nord y una vez ahí dar media vuelta de nuevo.
********************* [ VER MÁS FOTOS DE PARÍS ] *********************

Bon voyage!!!!!

Una respuesta a «París y sus encantos»

  1. Bueno, veo que voy a inaugurar la sección de comentarios, eso siempre motiva :)Como aficionada a viajar y a Bon Jovi, y como viajera que ha estado en París he de decir que me han faltado muchas cosas por ver en la Ciudad de la Luz, como entrar en el Louvre, subir a Notre Dame (había bastante cola) y al Arco del Triunfo y, por supuesto como gran seguidora de «Liberty enlightening the world» la estatua de la libertad, que no es tan majestuosa como la original pero es simbólica también, según tengo entendido fue regalada por el pueblo americano como regalo en el centenario de la revolución francesa.Añadiría a la lista de «Must do» Versalles, aunque probablemente con un día más de viaje, lleva una mañana verlo y es impresionante, recomendado 100%.Quizás está de más mi próxima recomendación, puesto que en este recorrido se visitan bastantes lugares desde los que obtener vistas de París, pero dado que mucha gente (entre la que no me incluyo) prefiere subir a la torre Montparnasse en lugar a la Eiffel lo dejo aquí anotado para que cada uno valore lo que más le convenga, personalmente las vistas desde Eiffel son inmejorables, Montparnasse está más alejada con lo cual es dificil apreciar las orillas del sena, el arco del triunfo y demás atracciones de París, sin embargo dado que la torre es muy fea muchos la defienden simplemente porque sus vistas no incluyen la propia torre, y, por supuesto las vistas de la Torre Eiffel son espectaculares, sobre todo si se coincide en hora en punto, que como ya se ha explicado antes se ilumina parpadeando durante 5 minutos.París también tiene otros atractivos más curiosos y menos conocidos, si vas con bastante tiempo podría ser interesante alguno de ellos, vienen en la web: http://www.ciudadluz.net/insolito/insolito.htmPor supuesto estoy de acuerdo en todo lo recomendado, y decir que la pasteleríaObligatorio: comer un crep (de banana y nutella) en los puestecitos de la calle y un croissant de una boulangeri.Las galerías Lafayette son impresionantes, me acordaré toda la vida de ellas puesto que (aquí viene una anécdota) cuando las visitamos un agradable dependiente de la sección de pastelería se metió /rió de nuestra selección dado que justo uno de los días anteriores habíamos perdido el primer partido del Mundial 2010, por supuesto esto en un amago de inglés que dejaba mucho que desear, a lo que yo, digna de mi le contesté «No te preocupes, ganaremos el campeonato» y allí lo dejé riéndose de mi comentario, nadie puede imaginar las ganas que tengo de encontrarme al dependiente otra vez más y recordarle sus palabras y, por supuesto las mías !!!Me gustaría poner unas fotitos desde Montparnasse pero no se si puedo …Bueno Hermes y Mercurio aquí teneis una gran fan, me encanta este blog !!!!!!!!!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: