Punta Umbría

Hace mucho, pero mucho tiempo, había hablado ya de Punta Umbría. Habían pasado muchos años y no tenía ya demasiados recuerdos, solo de las salidas nocturnas y las típicas visitas: Huelva, Río Tinto, Doñana, El Rocío, etc. Ahora, en mi última visita, lo que tocó fue algo de fiesta y playeo y no tanto turismo. No suelo hablar mal de los sitios a los que voy, porque en el fondo, a todos les encuentro el encanto, pero en esta ocasión la verdad es que la visita a Punta Umbría no me ha dicho nada, no me ha gustado demasiado, pero ojo, me lo he pasado muy bien que no es lo mismo, ya que una cosa es que no te guste un sitio y otra no disfrutar de dicho sitio.

Punta Umbría es un municipio de la provincia de Huelva, muy turístico en la etapa veraniega y, se supone que de buenas playas, y quizás fue aquí donde reside mi decepción ya que no he encontrado esas buenas playas que me esperaba. También puede ser que no nos hemos movido demasiado, pero las visitas a las de los Enebrales y Mazagón, nos quitaron las ganas de ir a playas como las de Las Matalacañas y otras cercanas.

El encanto que tiene la playa de Los Enebrales son sus pasarelas de madera que cruzan un bosquecillo de árboles que se adentra hacia las dunas de la playa y que te llevan a los pies de la misma, como se puede ver en la foto de la cabecera y las siguientes.

 

 

Después en la playa, muy normalita salvando lo kilométrica que era y que te ponías a andar y no parecía tener fin, ni para un lado ni para el otro.

La otra playa que tocó visita fue la de Mazagón. Esta playa prometía mucho porque nos la habían recomendado como visita obligada, pero más de lo mismo e incluso peor, el agua estaba muy sucia por el fuel de los barcos que entraban y salían del puerto que está al lado.

No más visitas de playas por la zona. El resto visita por las afueras, por la zona centro de copas y la mayoría de restaurantes, la famosa calle Ancha, por el paseo, por el puerto, etc. Esto de callejear ya a elección de cada uno y de lo que prefiera.

Respecto a la típica comida de allí siempre se pueden probar las famosas gambas de Huelva y el pescaíto frito.

Respecto a la fiesta en el pueblo, va de miércoles, en el pub Moskito, a sábado, acabando en la discoteca Mangú u otra similar. El resto de días a penas hay gente y la poca que hay se recoge temprano. Aquí os dejo un enlace a la fiesta en la Mangú del sábado noche (no pongo miniatura porque contiene contenido no apto para menores).

Para tomar algo de tranquilo, podemos ir a un pub a pie de playa, al lado de la discoteca Mangú y conectada con la misma, ya que son de los mismos dueños, el Mykonos Beach Club, bajo la luz de la luna y/o escuchando buena música con un cocktail. Este también es un buen lugar para esconderse del calor de la playa durante el día.

 

Lo que nos ha salvado sobre todo el viaje fue la visita a Ilha Tavira, al sur de Portugal y perteneciente ya a la zona del Algarve, con unas playas impresionantes, estas sí que me han gustado, por eso lo dejo para otra entrada en el blog.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: