Ruta de Seixo Branco

La ruta propuesta tiene como punto de partida Mera, desde Seixo Branco, recorriendo la costa de Dexo hasta Lorbé para volver a finalizar en Seixo Branco. La distancia total es algo más de 18 km. y la dificultad es moderada. Los caminos son 100 % de tierra con tramos bastante pendientes y estrechos llenos de roca y que van bordeando acantilados, por lo que puede haber tramos ligeramente peligrosos si no se presta atención. El track señalizado en el mapa siguiente está hecho por GPS por lo que los caminos deben coincidir siempre que los helechos, tojos y demás vegetación no los cubra. Algunos tramos los veréis un poco raros porque nos hemos perdido, pero podéis evitarlos y seguir el camino bueno, aunque vale la pena perderse. Otra cosa a tener en cuenta es la meteorología, ya que con lluvia y al ser los caminos de tierra la ruta se puede volver muy complicada por el terreno resvaladizo y mejor llevar ropa que cubra piernas y brazos para no arañarse con tojos y silvas.

[Ver mapa completo con las características y los desniveles]
 


Al salir del punto de partida, cerca de la urbanización de Canabal en Mera, nos dirigimos a Seixo Branco. Lo primero que nos encontramos al llegar al inicio de los acantilados son unas vistas espectaculares de A Coruña con la Torre de Hércules en primera línea y podremos ver también parte de la línea de costa de Dexo por la que transcurre la ruta.

Continuando los caminos estrechos pegados al acantilado pasamos al lado de las conocidas furnas. Se reconocen porque están valladas por un cerco de madera para que se noten, ya que son agujeros en el acantilado bastante profundos.

 Al final del primer descenso de monte llegamos al conocido como Puerto de Dexo, un pequeño espacio en el que solamente amarran pequeñas embarcaciones, ya que no hay sitio para más.

El camino sigue y pasamos por una zona de escaleras, con lo que hay que subir la btt a la espalda e incluso el camino nos lleva por dentro de un pequeño lavadero público.

 Siguiendo la ruta vemos un pequeño islote formado por dos rocas grandes conocido como A Marola.

 El resto de la ruta transcurre con paisajes similares, camino de monte con pendientes difíciles pero tramos muy bonitos y bordeando los acantilados.

 Una vez llegado a Lorbé, se puede volver por caminos alternativos. La caída del sol a la llegada al punto de salida, a Seixo Branco, nos deja estampas tan bonitas como estas últimas fotos, con la Torre de Hércules de fondo y el mar embravecido.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: