Ruta O Burgo – Zapateira – Ledoño

El comentario de mi última ruta, la del agua, fue que ha sido la mejor ruta hecha hasta el momento. Pues bien, una vez hecha esta ruta puedo decir que hasta el momento esta ha sido la mejor ruta que he hecho. El recorrido tiene una distancia de unos 29 km aproximadamente y tiene como punto de partida O Burgo subiendo a los montes de A Zapateira y Ledoño para posteriormente bajar nuevamente hasta O Burgo. Debido a las subidas que nos encontramos el recorrido se considera difícil.El 90% de los tramos son caminos de monte.

[Ver ruta completa en el mapa con sus características y desniveles]

Quizás el tramo más duro sea el comprendido entre el kilómetro 4 y el 6, ya que en algo de menos de 2 km pasamos de los 40 metros sobre el nivel del mar a los casi 200 m, un ascenso duro.


Después seguimos subiendo ya por caminos de monte con alguna salida a carretera asfaltada pero es lo menos habitual. Los tramos son absolutamente fantásticos con bajadas y subidas casi imposibles llenas de pequeñas y grandes piedras y raíces de árboles y con muchos desniveles.

Hay bajadas en las que incluso frenando a tope la bici sigue desplazándose monte abajo y en algún tramo pequeño lo hay que hacer andando porque hay muchos pedruscos enormes, de hecho en ese mismo tramo es muy fácil que el pedal tropiece con algún pedrusco, a mí me ha pasado.

Hay subidas en las que es imposible ir en la bici, hay que bajarse de lo empinadas que eran. De estas nos encontramos en la ruta 2. Una de ellas debido a que las obras en la Tercera Ronda (actual Ronda del Real Club Deportivo de La Coruña) tapó el camino original de la ruta. Esto nos hizo desviarnos y andar un trozo de camino por unas antiguas vías del tren tapadas ahora con piedras. Para volver al camino al camino original hay que bajar por un camino de un metro empinado y atravesar otro camino de unos 30 metros bien agachado porque está lleno de tojos.

Hacia el final de la ruta nos encontramos el mejor recorrido, todo cuesta abajo con unas bajadas espectaculares. Se puede ir bastante rápido y hay pequeños desniveles en el terreno y alguna roca perfectamente puesta para poder dar pequeños saltos y poner las dos ruedas de la bici en el aire, pero siempre manteniendo la precaución de no pisar piedras y no derrapar mucho para no irse al suelo, lo dicho, bajada espectacular y lo más divertido de la ruta.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: